Krakovia - Polonia

La sorpresa de Europa Central

Por: Argelia Arguedas

Krakovia - Polonia

Esta vez nos aventuramos a un lugar que hasta hace poco no sabíamos que existía, Krakovia, Polonia. Realmente el fin de nosotros era ir a Aushvitz porque o había estado obsesionada desde pequeña con las historias del Holocausto. Cuando comenzamos a organizar el viaje nos dimos cuenta que el mejor lugar para quedarnos y poder ir al más grande centro de exterminio de Europa, era Krakovia. 

Volamos desde Viena  nos tomó tan solo 1 hora. 

El aeropuerto de esta ciudad es realmente lindo y moderno, no nos costó nada encontrar un transporte al centro de la ciudad donde estaba nuestro hotel. 

El hotel... fue una sorpresa de las mil maravillas porque estaba situado en frente de la Plaza Central de la ciudad y podíamos llegar caminando a las principales atracciones. Hotel Imperial. Aquí les dejo una foto y la ubicación.

 

 

 

 

Apenas llegamos decidimos aventurarnos a caminar por las calles de la ciudad y dedicarnos a buscar la comida más típica.... los pierogis.

 

 

 

Al día siguiente tomamos un tour que nos llevaría al Famoso y esperado Aushvitz y luego a las Minas de Sal. Es lo más fácil que uno puede hacer para visitar estos lugares. Yo reservé el tour a través de Viator.com pero también se puede hacer por muchos medios. No queda muy lejos de la ciudad pero el lugar es bastante extenso  la visita guiada se toma por lo menos 3 horas si el grupo es mediano. Se puede accesar a casi todo el lugar con el guía  solo en algunos lugares como donde guardan el cabello de la gente que moría, tiene restricciones de fotografía. 

Aushvitz es un lugar que ha que conocer alguna vez en la vida, para simplemente recordar de las atrocidades que el hombre es capaz de hacer. Yo personalmente lloré desde que llegué, es mu triste imaginar las barbaridades que se cometieron por tantos años en este lugar. Fue básicamente una fábrica de muerte.

 

 

 

 

 

Después la visita a este triste pero hermoso lugar, nos llevaron a las Minas de Sal, pudimos bajar a más de 150 mts hacia el centro de la tierra para encontrar paredes y pisos y pisos de pura sal. Minas que datan del siglo 15  y que llegan hasta 900 mts de profundidad. Por dentro pudimos pasar por cuartos enormes, , construcciones y maquinaria imponente y hasta una catedral en donde el candelabro principal es hecho también de sal.

 

 

La ciudad de Krakovia es bellísima, está llena de rincones antiguos con historias ocultas. Tiene cafés al aire libre  restaurantes de todos los que quieran. La vida nocturna es bastante diversa, desde Under round Jazz hasta Disco frente a la plaza. La catedral es antigua   se compone de arquitectura de diferentes años  y de diferentes arquitectos. Frente a ella está el mercado principal donde pueden encontrar joyería hermosa en ámbar, también regalos y souvenirs típicos de Polonia. Krakovia está rodeada de monumentos  y edificios con historia. La ciudad es elegante y la gente es super amable y dispuesta a ayudar a cualquier turista perdido. Aún cuando la gente tiene un concepto de los Polacos, a mí me sorprendió el buen servicio.

 

 

 

 

No duden en meter a esta ciudad dentro de su Bucket List, es sin duda una sorpresa para los ojos de cualquiera.

Se la recomiendo al 100.

 

Argelia Arguedas